La Ultima Visita

Honda voz que me acogerás en tu seno por un parentesco lejano de sílabas perecederas, estoy enamorado de ti. Las letras ardientes en las que desde todo fui quedaron ya muy, pero que muy atrás. Sé como premonición que lo que me permanece en la altura del oxígeno y sus redes, acabará también por derribarme en su día, con igual entrega, hundiendo en mí las nieves sin salvación de aquel abismo. Apareció entonces ella. Tan alta ella. Con el pelo canoso ella, como la plata que relumbra desde el fondo intacto de una espiral esperanza, esparciendo algas y orillas y gotas de sangre a cada paso, vestida con una túnica naranja, mientras atravesaba el corredor de las penumbras que siempre se dirigen hacia mí, que siempre dan conmigo.
El reloj de mis palabras sonó a las 8. De qué querría avisarme, me preguntaba. Entonces no lo supe. Ella insistía en estar frente a mí callada mientras se cosía números al azar en sus pechos. Insistía en besar la entrepierna de los maniquíes. Quería apagar la llama de cada uno de los cirios con un soplido vespertino de aniversario. Abrió una bolsita de arena que luego derramó en el suelo y en un instante cientos de cangrejos me devoraban los pies con el sonido de un susurro que confiesa sus últimas voluntades. Puso en mi lengua una crisálida solar y pude paladear la sed más infinita que me recordó a mi viaje de 11 años por el desierto de lo que es sagrado. Pero al intentar hablarme volaron de su boca abejas y más abejas para libar en la miel de mis ojos las dos rosas abiertas que no lloraban desde hace siglos.
Yo cordial, le cedí el asiento de mi lado que siempre guardo vacío para que descanse en él de vez en cuando una idea olvidada, una i griega derretida, no sé, cualquier paisaje deseoso de romper con su respiración los últimos espejos. Se fue después, y al marcharse, una nube ocupó el lugar de mi corazón. Ya no tengo corazón donde antes lo tenía. Al marcharse subió la marea en mis pensamientos, y ahora mi cerebro es una mar que celosa mece sus tesoros.
Ya no están mis pensamientos donde estaban antes. Y se enraizaron, al marcharse ella, selvas americanas a través de mis extremidades, y ocultas cuevas de mariposas revoloteando, hicieron su hueco en mi estómago que me duele cada día, y estrellas marinas cubrieron mi sexo conquistado por latidos de luces, de destellos y salitre. Fue entonces, entonces, cuando cerré los ojos con una envidiada noche y brotó una única y rotunda y solitaria palabra desde mis labios cenicientos y amanecidos: “yo, yo te sí...”

20 Han dicho:

Nude dijo...

NOTA: Esta entrada,será la primera que aparezca siempre en primer lugar.Para que no lleve a confusión,todas las entradas que se añadan,se podrán leer debajo de esta.

Jokin Gonzalez dijo...

y ahora que la parca te ha intalado en su casa todos te echen de menos hasta mañana.

Mari dijo...

Un mes sin Sergio. Goian bego!

Gerardo dijo...

Tres meses sin Sergio. Se masca su ausencia.

Maria dijo...

Zorionak Sergio. Feliz cumpleaños!!!

Esther dijo...

Van cuatro meses sin Sergio y le echamos de menos de igual forma que le echamos de menos el día que se nos .

Nude dijo...

En el recuerdo

Anónimo dijo...

Mi querido pequeño:
El 12 de Junio te metiste en mis sueños para decirme adiós, estabas ahí, despidiéndote, nos dijimos tantas cosas.... lloramos tanto... recordamos tantos momentos felices... Como un día me escribiste: "si volviera a nacer de nuevo de nuevo quisiera encontrarte". Sé que allí donde estés me esperarás y sabes que cuando llegue el momento yo te buscaré; quién sabe, en otra vida, en el cielo o en el infierno pero voveremos a estar juntos.
Gracias. Gracias por venir a despedirte, por haberme amado, por haber dejado que te amara, por tantas cosas... GRACIAS.
Yo también te almo.
MIRELLA

Nude dijo...

Despedidas y recuerdos.Lágrimas,dolor,rabia...En mi pensamiento hoy te echo de menos.
Cinco meses hoy,cinco minutos parecen.

Pablo dijo...

seis meses ya como si fueran seis minutos. la memoria no conoce de relojes no de calendarios. te echamos de menos.

Nude dijo...

Seguimos aqui,otro mes,otro recuerdo.

Ritxi Póo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nude dijo...

Hola Sergio
Dentro de poco nos reunimos todos para recordarte,que no es que te hayamos olvidado eh! es que vamos a leerte y como imagino que estarás por allí,nada pues eso,que lo disfrutes (sé que van a ir muuuuuuchos amigos tuyos)
Hasta el Jueves!

Marian dijo...

El sabado ocho mese, el jueves todos nos reunimos para recordarte...besos

Nude dijo...

Estoy por aqui chico! ;-) No te olvido.

Pedro dijo...

Sergio,
Ya casi un año sin ti. Me sigue pareciendo mentira. Te echo mucho de menos. Nos vamos a reunir el día 21 con los amigos de la Asociación Artística Vizcaína que también te echan mucho de menos. Te va a encantar seguro. Cuidanos desde estés ángel fieramente humano...

Atxa dijo...

Un año de la última visita... no hay nadie que llene el vacío que dejaste.

Nude dijo...

Volver a tu recuerdo...Sin ti,contigo.

Anónimo dijo...

Mirella, no sé si leerás esto. Pero tengo que decirte que Txiki hablaba mucho de ti en sus últimos años. Y hablaba muy bien. Se llevó a dondequiera que esté los buenos momentos contigo. Le habría encantado leerte. Desde algún lugar habrá sonreido. Un abrazo y ánimo.

Un amigo

mrbujanda dijo...

Gracias amigo.No sé quién eres, pero graciasde corazón, no me salen las palabras.
Mirella

Todas las entradas